27 de septiembre de 2006

libelula


libelula
Originally uploaded by gildaria.
Miren! Melquiades y yo!!!!!
La libelulita, alegre, se posa sobre la cabeza de Melquiades... Melquiades piensa: ¡qué afortunado!
La libelulita piensa: Mis alas no son azules ni cafés, ¡son entre amarillas y verdes!

ODA A MELQUIADES
Bueno, cuando se trata de Melquiades siempre hay que sonreír... tiene esa mágica cualidad: la de darme esperanza...
Este osito con ojitos de botón me hace feliz porque siempre tengo lugar en su corazón de borra... es mi burbuja personal!

DE LIBÉLULAS
Sigo pensando si debo quedarme donde estoy o moverme hacia otro lado... igual es cosa nomás de decidirme y ¡paf! alzar el vuelo con mis alas de papel y darme de vueltas por ahí y por allá... siempre me ha llamado la atención esto de la vagancia.
Cuando era niña, soñaba en irme de mi casa a vagar por el mundo, con mi equipaje dentro de un paliacatito colgado de un palito... una vez lo intenté, pero como mis cosas no cabían en el paliacate, probé con una funda de almohada. No resultó... entonces intenté ponerlas en una sábana, y aun así mis cosas seguían sin caber... cuando por fin 'depuré' la lista de objetos por llevar, el peso de la sábana me impedía levantarla siquiera (era yo muy pequeña, acaso unos 5 ó 6 años) y decidí que vagar no era del todo agradable.
Hoy -veinte años después- estoy en la misma disyuntiva.
¿Me detendré porque mi equipaje no quepa en la maleta?
¿Acaso será que no debo ir a ningún lado porque todo lo que necesito está justamente en ese paliacate?

Ahhhhhhhh preguntas y más preguntas... la libélula ya salió de la crisálida... para enero, estará suficientemente fuerte y veremos hasta donde la llevan sus vuelos...

3 comentarios:

RmurilloV dijo...

"Sólo sé que lo que me queda en un solo bolsillo lo puedo llevar", canta Búnbury.

Sabina también tiene una cita muy interesante sobre equipajes y mudanzas, pero no la recuerdo.

Sin embargo, recuerdo una de Cortázar aunque no textualmente, pero habla de las personas que se comportan comom caracoles: cargando su casa en la espalda.

Yo fui un caracol durante cinco días en España: todo lo necesario me cabía en una mochila de medio metro de largo que a la fecha utilizo para ir al trabajo.

Sin embargo, llega un momento en que lo que había en esa mochila poco importaba comparado con las cosas que iba recolectando y guardando en una bolsa de papel de la bilbioteca (del mismo alto que mi mochila).

Al regresar a México, más de la mitad de las cosas que traía en esa mochila fueron a dar a la barusa: playeras, calozes, pantalones... Las de la bolsa de papel están bien archivadas y clasificadas dentro de mi secreter.

Si vas a ser caracol, selo porque es lo que naciste para ser. Yo sé que no nací para ser caracol (como Katy no nació para ser araña o abeja)... ¡¡pero que divertida me puse!!

Anónimo dijo...

Once there was a way to get back homeward.
Once there was a way to get back home.
Sleep pretty darling do not cry,
And I will sing a lullaby.
Golden Slumbers fill your eyes,
Smiles awake you when you rise.
Sleep pretty darling do not cry,
And I will sing a lullaby...

&&&*

yomero dijo...

"las cosas que nunca tuve, son tan sencillas como irlas a buscar..."