28 de agosto de 2006

de arrugas...


Gildaria
Originally uploaded by gildaria.
hace unos días me estaba viendo en el espejo y descubrí una pequeña arruga junto a mi ojo izquierdo... obviamente, mi primera reacción fue de disgusto... nunca había tenido arrugas y la visión me asustó por completo... pensé que a mis 25 años tener arrugas es una mala señal, puesto que se supone que mi piel aún debía ser lozana y perfecta...
Los siguientes minutos los pasé haciendo gestos de enfado frente al espejo, quería saber cuál era el movimiento exacto que provocaba tal surco en mi rostro (para evitar hacerlo en lo sucesivo).
Así que fruncí el ceño, puse cara de enojada, cara de enfado, de grito, de coraje, de tristeza, de dolor, de frustración y de llanto... y nada... la arruga no aparecía... de repente, se me ocurrió sonreír y ¡eureka! ¡ahí estaba la arruga en todo su esplendor!
La sonrisa ya no se me borró.... si mi primera arruga es una marca de felicidad, ¡bienvenidas sean entonces todas las que vengan! Supongo que bien vale la pena vivir y llevar en el rostro las huellas de un infinito gusto por reír; en verdad, qué bonito sentí y hasta el momento sigo pensando que estoy contenta con mi arruguita, que está ahí, dando testimonio de mi carácter.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese Melquiades se la rifa al máximo...

Tener arrugas es de adultos mayores, tener líneas de expresión es de jóvenes contemporaneos...

&&&*

Alexina dijo...

Ok. Me acabas de quitar un peso de encima. Además a mí, con esos maravillosos 25 años, me han salido granos como si tuviera quince. Creo que es una señal de mi cuerpo que se niega a madurar.
Abrazos

RmurilloV dijo...

Mi vida ha sido dedicada a prolongar mi adolescencia. Soy un adolescente tardío, me bautizaron. Y es que es esta generación que se niega a crecer pero que siente que el tiempo se les va y debemos comernos el mundo de un sólo bocado.

Mis problemas de acné comenzaron a los doce años, pero a los 20, tuve los peores ataques de toda mi vida. Aún a los 23, a unos meses de los 24, tengo fuertes absesos que se niegan a ir.

La voz aún se me quiebra y galliteo con una facilidad impúbera sin yo planearlo.

Sin embargo, la calvicie (a quien le llevo batalla adelantada pero no ganada aún) se empeña en recordarme que soy un Murillo.

Las arrugas no han hecho su aparición en la delicada piel de mi rostro (grasosa, pero con increíble facilidad a resecarse si me rasuro diario) aunque la tengo llena de cicatrices: un golpe contra un rack de papitas en la frente, el resorte de los goggles que usé durante 6 años marcado en el puente de mi nariz, un cráter en mi oído izquierdo resultado de un súper barro y muchas marcas de acné así como que una que otra cortada de severas proporciones producidas por un inexperto rasurandose.

En «Peter Pan» me avejentaba 50 años. Los niños que me veían dibujarme las arrugas en el camerino, siempre decían que ya era momento de tracerme el mapa en la cara.

Casi 24 años y ya dibujo un mapa de orografía accidentada... chale...

M.Go dijo...

Supongo que nos paramos a pensar, al fin y al cabo, las arrugas tampoco son tan malas... Tan solo son la huella de todo nuestro camino recorrido, y si es un camino lleno de risas (como en tu caso), pues mejor que mejor!!

Besos!!

Narce dijo...

=)

Yo no tengo arrugas aún.. pero la primera que me slaga deseo que sea igual que la tuya... por las sonrisas...
te apuesto k con una sonrisa tan bella nadie nota la arruga =)
Te quiero mucho hermaniii!!

Cuidate mucho preciosa!

Ojitos

Anónimo dijo...

tengo 23 años y siento que las arrugas ya vienen eh y pues la verdad al ver lo que dices ;pues que vengan no mas las arrugas ya que seran simbolos de alegria y largos trayectos de nuestras vidas